loading...

Son sustancias que poseen al menos un grupo carboxilo en su molécula, tienen eficacia antimicrobiana cuando están libres o en forma de sales en dependencia de su grado de disociación y esta depende del pH del contenido intestinal. Son considerados sustancias seguras ya que no abandonan el tracto digestivo y por ello no dejan residuos.

Ante la tendencia mundial de restringir el uso de antibióticos a nivel nutricional como aditivos promotores de crecimiento (APC), los ácidos orgánicos han desarrollado gran interés como una alternativa natural a los APC. La acción de los ácidos orgánicos sobre la microflora intestinal se lleva a cabo mediante dos mecanismos: reduciendo el pH del alimento y del tracto digestivo, creando un entorno negativo para el crecimiento de microrganismos patógenos de Escherichia colli, Clostridium y Salmonella.

Según Saikat, et al., (2009) para mejorar los factores del desarrollo gastrointestinal, se ha encontrado que las condiciones ácidas favorecen la absorción de nutrientes y mejoran la funcionalidad del intestino. Al mismo tiempo algunos ácidos penetran en la célula bacteriana, causando un desequilibro interno y promoviendo su destrucción. Los ácidos orgánicos se pueden utilizar para reducir la contaminación bacteriana del alimento y también pueden promover el desarrollo de la microflora benéfica en el tracto digestivo (Aviagen, 2009, p 8; Fundación Española para el desarrollo de la Nutrición Animal FEDNA, 2010).