loading...

Como el componente de la bioseguridad interna y la higiene, el manejo de camas contribuye a optimizar el control de los riesgos para la salud en granjas.

Materiales de cama y uso:

Dependiendo de las especies y áreas, los materiales de las camas pueden ser de diversas fuentes. Los principales siguen siendo paja, aserrín o directamente el piso. Como los animales están directamente en contacto con el, dependiendo de la especie, las funciones principales de las camas utilizadas en las granjas son garantizar la comodidad de los animales a través del aislamiento térmico, la absorción de humedad y la prevención de patologías. También influye en el comportamiento animal; sus características juegan un papel importante en el desempeño de los animales, la calidad del aire y el trabajo del operario. A lo largo de la fase de cría, la cama recibirá las heces de los animales, agua ,y una microflora intestinal abundante y variada. Además de las deyecciones, existen otros factores que dejan restos de materia orgánica como salivación, sudoración, condensación y, en ocasiones, un manejo de limpieza inadecuado, producirán agua. La cual proporciona después de determinado tiempo un entorno complejo y favorable para el desarrollo de una variada gama de microorganismos.

Algunos microorganismos que provienen del tracto digestivo de los animales no son directamente patógenos pero, en gran cantidad, pueden provocar problemas digestivos en animales débiles. Sin embargo, muchos patógenos responsables de infecciones o enfermedades parasitarias están presentes en las secreciones o deyecciones de los animales (fecales u otras). Para desarrollarse, estas bacterias necesitan aire, temperatura y humedad óptimas.

Desarrollo de bacterias y deterioro de camas:

Las bacterias se desarrollarán más o menos dependiendo de su entorno. Por ejemplo, la paja es favorable al desarrollo de estreptococos, mientras que el aserrín es un buen sustrato para las bacterias coliformes. Pero, más allá de la concentración de gérmenes excretados por los animales (heces, orina, secreciones uterinas y vaginales, entre otros), la cama acelera la dinámica de la contaminación (aumento del número de gérmenes) cuando está húmeda (ventilación insuficiente) y / o espesa (acolchado excesivo , limpieza insuficiente). Las camas húmedas se deben principalmente al sistema de riego. Pero también puede provenir de condiciones climáticas húmedas, respiración de los animales, infraestructura mal ventilada, pisos herméticos debajo de la cama, condensación y proceso de limpieza. Luego, cualquiera que sea la composición de la cama, la combinación de 3 factores promueve el crecimiento bacteriano: presencia de aire, temperatura óptima y alto nivel de humedad.

Además, la combinación de temperatura, pH y ambiente húmedo creará un ambiente propicio para la degradación de la urea y conducirá a una mayor concentración de amoníaco en el establo. La emisión de amoníaco disminuirá la calidad del ambiente animal y del agricultor.

Consecuencias del manejo de las camas:

Todos estos factores combinados disminuyen la calidad de la cama y causan problemas a los animales, como problemas respiratorios, digestivos y locomotores. De hecho, las enfermedades como las lesiones de la almohadilla plantar, las ampollas mamarias y la enteritis necrótica en las aves de corral, la mastitis y la cojera en el ganado y la infección urinaria en las cerdas pueden limitarse ampliamente con un manejo adecuado de la camada. ¡Es un elemento fundamental de higiene y bioseguridad!

Descubre nuestra solución de acondicionador de camas PURlite